Donnerstag, 24. Juli 2008

Bitter Sweet Symphony


Aún no me he quitado la pulsera del Summercase. Y no se trata de una pulsera bonita de tela como el año pasado o como los últimos años en el FIB, sino de una pulsera de plástico asquerosa, que me hace daño en la piel. En uno de mis ratos muertos en la oficina (no debería de haber ratos muertos pero los hay porque me los permito) he reflexionado por qué no soy capaz de cortármela. No es porque quiera chulear con las cosas tan interesantes que hago, que ya no tengo 19 años, y además ir a un festival de música tampoco es una cosa tan extraordinaria. Es mi intento desesperado de quedarme con el sentimiento Summercase, como los personajes de Mad Men se agarran a sus cigarros, yo me agarro a mi pulserita verde, para evitar que desaparezca del todo de mi interior la luz del festival apagada por lo profano de la vida cotidiana.

Me quedo con la actuación de Ian Brown acompañado por Mani en el bajo cantando “I am the resurrection”, con los siempre increíbles The Verve, con “Jailbird” de Primal Scream y Bobby Gillespie bailando en el escenario. Me quedo por un lado con los veteranos de Blondie, sobre todo con la voz de Debbie Harry que a sus 63 años aún suena como en el 1980, y con los novatos simpáticos de Galés “Los Campesinos”. Pero ante todo me quedo con la buena compañía de los amigos que a pesar de no vernos casi nunca siguen allí. En fin; me quedo como siempre con Madrid y sus habitantes. – a lo mejor me quitaré la pulsera en septiembre, cuando vuelva a bajarme en Atocha.

Kommentare:

matamala hat gesagt…

Nostalgia esa es la palabra para describir los recuerdos de esos días en Madrid pero recuerda que la memoria es muy traicionera y sólo idealiza los buenos momentos e incluso mejora los malos. El pop es lo que te sigue uniendo a Madrid, aprovéchalo, exprímelo al máximo, al menos te obliga a ir una vez al año a Madrid y así poder ver a los viejos amigos. En el fondo te envidio porque yo tenia otra cosa que me unía a Madrid era el futbol, tres veces al año (Bernabeu, Calderón y Getafe) el próximo año sólo podré volver una vez a Vallecas y encima el ultimo partido de liga. Espero no tener que ir y ahorrarme ese dinero para volver a viajar de nuevo cuando estemos en primera división.

La vida, el pop, el futbol siguen, la melancolía continua pero los amigos quedan para siempre.

What came first, the music or the misery? People worry about kids playing with guns, or watching violent videos, that some sort of culture of violence will take them over. Nobody worries about kids listening to thousands, literally thousands of songs about heartbreak, rejection, pain, misery and loss. Did I listen to pop music because I was miserable? Or was I miserable because I listened to pop music?

evol hat gesagt…

Y aquí nos tendrás siempre a tus amigos madrileños, esperándote con los brazos abiertos. Malasaña te echa de menos.

Sally Cinnamon hat gesagt…

Gracias majo, el último fin de semana de septiembre bajarém y saldremos por allí como antes cuando eramos jovenes ;-)